Tutorías enlaU

¿Qué hacer si a tus hijos no les gusta ir a la escuela?

Crisis cada mañana para ir a la escuela. No se quiere levantar de la cama. Llora y suplica porque quiere quedarse en casa. Finge que está enfermo para no ir al colegio. Se pone...
Jan 19, 2021

Crisis cada mañana para ir a la escuela. No se quiere levantar de la cama. Llora y suplica porque quiere quedarse en casa. Finge que está enfermo para no ir al colegio. Se pone ansioso o nervioso cada mañana antes de llegar al cole. Sus notas son bajas y hace todo lo posible por sabotear el estudio y no quiere tampoco hacer los deberes.

Si esta es la escena que vives con frecuencia con tus hijos, tienes un problema. Y quizás el artículo de hoy te ayude a solucionarlo.

Lo primero que debemos investigar son las causas de este comportamiento.

¿Por qué mis hijos no quieren ir a la escuela?

Si tu hijo tiene entre 5 y 8 años y se resiste a ir a la escuela algunas de las razones que podrían influir en su comportamiento son:

  • que sufre acoso de algunos de sus compañeros (acoso escolar o bullying);
  • conflictos en la familia que le hacen temer salir de casa y a su regreso encontrarse la situación peor;
  • problemas para aprender;
  • cambios frecuentes de escuela;
  • problemas con los maestros;
  • miedo a enfrentarse a situaciones que le superan (exámenes, asignaturas complicadas);
  • una manera de conseguir más atención de los padres.

Estas razones pueden aparecer combinadas y ser indicadores de problemas de salud en los pequeños tales como estrés, depresión, trastornos de atención, etc.

¿Habías pensado en ellas? ¿Personalmente ya sabes porqué tu hijo no quiere ir a la escuela?

Pues tenemos que atacar las causas desde la raíz.

¿Qué hacer cuando los niños se resisten a ir al colegio?

Es importante la comunicación para entender los problemas que desaniman a tu hijo. Algunas de las acciones que puedes emprender son:

  • Hablarle de forma positiva de la escuela: “En la escuela podrás aprender muchísimo y en el futuro serás…”
  • Darle ánimos y apoyar su valentía y autoconfianza: “Yendo a la escuela demuestras lo valiente e inteligente que eres”.
  • Demostrar tu apoyo: “Los problemas que tienes ahora en la escuela se solucionarán, la maestra y yo te ayudaremos”.

Cada mañana en lugar de entrar en las típicas escenas y enfadarte lo que debes hacer es:

  • Mantener la calma y empezar la rutina del día sin mencionar la escuela.
  • Preparar uniformes, zapatos y la mochila con sus cosas la noche anterior.
  • Que se tome una ducha rápida antes de ir a la escuela.
  • Levantarse temprano para que desayune con tranquilidad.
  • La noche anterior da la orientación de ir a la escuela con firmeza y explícale las consecuencias de no asistir (menos TV, menos tiempo de juego, irse a dormir temprano).
  • Si el problema es de separación, puedes hacer que otro adulto del hogar lo lleve a la escuela.
  • Explícale cómo aceptar sus emociones y que tú estás contento por su comportamiento responsable hacia la escuela.

Si sabes que los problemas son en la escuela (bullying, miedos a asignaturas, maestros) , es vital hablar el director o persona responsable para tomar medidas.

Es oportuno que sin previo aviso a tus hijos visites la escuela y puedas verlos en el patio, en el recreo, con sus compañeros… Observa con tranquilidad el entorno, entiende qué pasa y cómo puedes intervenir.

¿Cómo hacer que tus hijos amen la escuela?

Algunos no amarán nunca la escuela; pero, al menos no la odiarán. En este sentido tu esfuerzo como padre o madre influye muchísimo.

Premialos siempre que puedas con cada pequeño logro que consigan en la escuela. Premiar no es sobornar. Se trata de generar experiencias positivas alrededor del tema escuela, estudio, tareas escolares… Ser positivos y usar un lenguaje que le estimule puede ser determinante para que mejore su percepción de la escuela.

Busca en la familia ejemplos de buenos estudiantes (tíos, abuelos…) y haz que pasen tiempo con el niño y le cuenten sus experiencias de cuando eran pequeños. Le dará a tus hijos nuevos recursos para analizar su realidad.

Toma medidas para que:

  • lleguen cada día puntuales.
  • ganarte la confianza, el respeto y (de ser posible) la amistad de sus maestros.
  • participar en actividades de la escuela y asumir responsabilidades (consejo de padres, apoyo en actividades…)
  • preguntar a tus hijos lo que hacen en la escuela cada día, ¡atención plena a sus respuestas!

Ayuda profesional para superar la crisis

Si ves que a pesar de tomar medidas la situación no mejora. No desesperes y busca ayuda profesional.

Recuerda que una favorable experiencia escolar dejará una huella positiva en la actitud de tus hijos hacia el estudio.

Ahora cuéntame, ¿cuál es la situación con tus hijos y la escuela? Si te puedo ayudar, con gusto lo haré.